Valga Matria. Prólogo de Claudia Gotta

Octubre se marcha con dolor. Desalojos y represión han teñido a NuestraMatria en estos días, y entonces, el releer estos versos tiene, hoy, otra urgencia.

La tierra herida, la tierra que duele adentro de nosotros,  se transfigura en la necesaria re/existencia de los pueblos, frente al colonialismo brutal y asesino que sigue mercantilizando la vida.

En Valga Matria, la Memoria resulta una herramienta eficaz a la hora de diseñar futuros posibles.  

Vale la alegría entonces, de retornar a la plaza de un pueblo y rememorar las horas de la siesta, con amigos y aventuras, para fortalecer el alma y regresar al sueño popular de aquellos días.

Elevarnos al cielo, colgado de algún barrilete, en el que diarios y trapos viejos  se conjugan con caña, sisal y engrudo, para colearle a la suerte, y ganarle al viento.

Y así desde lo alto, volver a recorrer los campos y los obrajes, cuando la mutación transgénica aún no había hecho mella en estas tierras, y el trigo era pan y había vida y trabajo en esos surcos.

También recorrer un camino reivindicatorio de quienes lucharon, y luchan, frente a los adalides del Capital y del Mercado, esos que enfrentaron, y enfrentan, a quienes enferman el río y el monte. Y así no olvidar/nos de los pueblos Che, ni de Santiago.

La ignominia de los patrones y la libertad negada a los jornaleros de tiempo completo, las resistencias, las pérdidas y la esperanza de los pueblos que marchan, todo está sentipensado en estos escritos; en un decir que convoca a Fanon, a Fierro y a Tejada.

Dolores, explotación  e injusticia son poéticamente denunciados, por  Miguel , en estos versos  que, como él mismo dice,  son en su mayoría  poemas apurados y chuecos , esos que más le agradan.

Leerlos me ha traído emotivas y fuertes reminiscencias de aquel paisaje perdido del campo de mi infancia y de los relatos de mi padre, quien fue peón desde los seis años empuñando el arado en los campos de otros, teniendo como únicos compañeros un caballo ajeno y su perro.

Gracias, por ese retorno y recordo/recodo, poeta y amigo.

Gracias,  también,  por el grito acusador y por la alabanza al pan, por la denuncia a la injusticia apatronada, y por ponderar la esperanza con la que podremos labrar la soberana dignidad, al decir: 

En la parte del país más Matria
del paisaje más nuestro
de los nosotros pueblo
en la parte más agreste
y menos ensojada,
la hierba prístina espera,

y lento,
avanza.

Claudia A Gotta

Rosario, ciudad del río marrón, 31 de octubre de 2020

Entrevista: Miguel Catalá

¿Qué libro es este entre tu producción? ¿Cuándo empezaste con la poesía?

Empecé a tener voluntad de publicar poemas en la década del 90. Tuve la suerte de que publicarán un reportaje a Lautaro Murua en el diario nuevo sur donde los dos criticabamos a Menem por el indulto. Entonces con poemas de campo y de ciudad como te gusta verlos a vos y con la ayuda de Vicente Zito Lema hice mi primer libro de poemas y relatos a los que llamamos «Visiones cotidianas». El libro es de 1993 editado por Fin de Siglo y se llama «16 poemas en agosto y visiones cotidianas » e intenta ser un reconocimiento a las víctimas de Trelew y un intento de demostrar las razones tanto de ellos como de las bestias. Es un libro duro, escrito a cuña. 


¿Te consideras un autor híbrido? o sos dos autores? cuando hablas del campo o de la ciudad, tenes los dos registros, pero no sé si cuando te parás frente a la idea, lo haces pre-direccionando hacia dónde lo vas a llevar.

En realidad tengo varios registros que van desde el respeto absoluto a los intentos democratizadores de nuestra sociedad como lo fue Alfonsín hasta las posiciones constitutivas de mi pensamiento : el marxismo leninismo y pasando ineludiblemente – por historia familiar y por conocer la historia argentina (leída y vivida) – por el peronismo. De allí la mistura permanente de las experiencias siempre renovadas en las zonas rurales con el café y la lluvia rosarinas. También me gusta agasajar si se permite con mis poemas a las personas que sostienen regiones de nuestro país con su cuerpo con sus ideas y desafíos y esperanzas y lugares de otros países que he podido conocer.


¿Como ves el panorama de la poesía santafesina contemporánea? Hay producción, hay canales?Hay un mercado, una audiencia? o como pasa con cierta música el público son otros intérpretes que acompañan al colega…

Tengo la suerte de estar por otras escrituras en el grupo de ESTACIÓN CINE que coordina el poeta Sergio Fuster, allí hay un grupo de contención . Los textos que más se leen creo que son los ensayos. La poesía, me parece, solo está trascendiendo si se convierte en canción. Igual a mi me va bien en las presentaciones porque me rodean amigos entre los cuales hay también músicos. Alguna vez he sido invitado a ferias. También acompaña mucho el periodismo.


Hablemos de este ùltimo libro ¿Por qué Matria?

VALGA MATRIA está en línea con MATRIA ( Gotica 2019) y con CAE LA TARDE (independiente y urgente 2015) Matria es el intento de recuperación , el volver a levantarse de la tarde caída y soterrada por el neocolonialismo explícito que dejó una sociedad maltrecha y un territorio devastado. Y Valga Matria refuerza y mejora a Matria. Es una invitación al renacimiento de la esperanza. En Matria me acompaña desde el prólogo Héctor Fernández y en Valga MATRIA Claudia Gotta (APDH) y Sergio Gioacchini editor que acepto con ganas ser también prologuista. CAE LA TARDE lo escribí solo porque es muy doloroso. 


Sos un autor prolífico, publicas mucho. Esto tiene que ver con tu carÁcter de militante que sentís necesidad de ir dando cuenta en tu obra de las cosas que pasan? ¿Hay una intención de acción política en el acto de la publicación?

Absolutamente

Ver el Prólogo de Claudia Gotta

Cursos: Pablo Colacrai

Osamentas narrativas  
Un acercamiento a la parte oculta de los cuentos  

El curso se propone realizar un breve recorrido por las estructuras narrativas que se desarrollaron desde principio del Siglo XIX hasta la actualidad, centrándose, principalmente, en las figuras de tres cuentistas fundamentales: Edgar Allan Poe, Antón Chejov y Franz Kafka. Se enviará material de lectura a los participantes.  

A cargo del escritor y docente Pablo Colacrai
Fechas: Lunes 5, 12, 19 y 26 de abril, 19.30 horas
Inscripción Gratuita (cupos limitados): AQUÍ

Sin Orillas – Taller de introducción a Saer

Marcelo Costa nació en la ciudad de Santa Fe, pero vive actualmente en Rosario. De amplia trayectoria en la ciudad, hizo radio para hablar de libros, y ahora continúa con esa pasión, abordándolos en talleres.

Por qué un taller sobre Saer

Porque es, para mí, el más grande escritor argentino del siglo xx, después de Borges. La idea de todo canon es caprichosa y en cierto modo, belicosa. Se trata de arte, y ahí no hay tabla de posiciones, como en el fútbol. La idea del taller es desentrañar, junto con los talleristas, esta especie de provocación, a través de un recorrido por toda su obra.

Si alguien no leyó a Saer, con qué otros autores podemos decir que «lo leyó» sin haberlo leído (por estética, por temática, por estilo)

Hay ecos de Borges en sus primeros cuentos, como ocurrió con casi todos los autores de su generación (Saer nació en el ´37). Pero donde más podemos ver sus “precursores” es, para mí, en la obra de Antonio di Benedetto (sobre todo en El silenciero y, naturalmente, en Zama) y en la de J.Carlos Onetti, por poner los dos que primero me vienen a la cabeza. También Faulkner ejerció gran influencia sobre él, Joyce desde luego, sobre todo en narrar un hecho que ocurrió en un tiempo muy acotado, como pasa en el Ulises y en buena parte de la obra de Saer. Y hay una marcada influencia del que fue su maestro reconocido, el único del que se reconoció discípulo, el gran poeta entrerriano Juan L. Ortiz.

¿Cuáles son los ejes por donde abordarás temático? ¿Cronológico?

Los dos. Primero abordaremos la cronología de su obra, pues hay diferencias que se van marcando con el tiempo. Leyéndolo en orden de publicación, da la sensación de que pasa de una temática a otra, aunque luego la retoma. Hay un tríptico de novelas podría decirse que históricas, aunque veremos que no del modo tradicional, y un corpus centrado en la delimitación de una zona, que es la ciudad de Santa Fe, donde ocurre buena parte de su narrativa. Y una obra poética que merece leerse.

Tu espacio no es de escritura sino de lectura: ¿por qué optaste por eso, siendo que lo otro es más masivo?

Primero que nada, porque, al no ser escritor, no me creo en condiciones de llevar adelante un espacio de escritura. Es cierto que, como vos decís, hay más talleres de escritura que de lectura, a pesar de que hay mucha más gente que lee que la que escribe. De todos modos, para escribir primero hay que leer mucho, y un taller de lectura proporciona elementos para aquellos que tienen el berrretín de escribir. Pero la razón verdadera es que me gusta mucho transmitir lo que me gusta, porque pienso que le puede gustar a más gente. Y creo que en el fondo también es aprender, es increíble lo que se aprende enseñando o mostrando algo, como en este caso de los talleres, en los que nos centramos en la obra de un solo escritor.

Saer llegó a considerarse canon POR ser localista o PESE a ser localista (si es que efectivamente lo es, estoy exagerando, pero creo que entendés adonde apunto).

Tengo mis dudas acerca de si Saer forma parte de un canon. Y de ser cierto, es algo relativamente reciente. Saer tiene un recorrido un poco raro tratándose de un escritor argentino: de Santa Fe se va a París sin escalas, o sea, no pasa por Buenos Aires.

Sus primeros libros circularon en un grupo reducido de amigos, y con la excepción de Responso, su segunda novela, ni siquiera se editaron en el país por primera vez. Las primeras ediciones argentinas de los años ochenta fueron las del Centro Editor de América Latina. En 1983, El entenado aparece en Folios, pequeña editorial fundada por un exiliado a su regreso. Antes, la novela Nadie nada nunca había aparecido en México, en 1980, y sólo debe de haber conseguido un centenar de lectores argentinos.Y a su vez, siempre quiso que su obra se defienda sola, fue muy ajeno al trabajo de escritor profesional, a las giras de presentación, la publicidad de las editoriales, etc. En eso siempre mantuvo una coherencia.

Con respecto al localismo, es cierto que su obra ocurre en una región cercana y delimitada, pero sin el regionalismo característico. Habla de lo que le ocurre a un grupo de personajes constante en su obra, a la manera de los viejos teatros de provincia, donde uno hace un papel en una obra y luego aparece en otra. Pero las vicisitudes son universales, solo que en un escenario que puede considerarse local.

¿Cuál fue el aporte de Saer a la literatura?

Juan J. Saer logró aquello que van a buscar quienes concurren a un taller literario y es casi imposible de lograr: una voz propia como no hubo otra en la narrativa, una manera de contar la imposibilidad de la percepción, una poética aplicada al relato (es increíble lo que se logra leyéndolo en voz alta). Y a la vez, no tiene una fama acorde a su exquisitez. Quiero poner mi granito de arena para que se conozca la voz de uno de los más grandes de la literatura argentina.

Puede ser una imagen de 1 persona y texto que dice "Sin orillas Una introducción a la obra de Juan José Saer Martes 9-16-23-30 de marzo, de 19a21 hs, por la plataforma Meet. A cargo de Marcelo Costa (Texto Sentido) Consultas al FB Texto Sentido Rosario, o a marceloarturocosta@gmail.com WApp +5493415816763 Se entrega grabación del encuentro a los participantes."