Cursos: Pablo Colacrai

Osamentas narrativas  
Un acercamiento a la parte oculta de los cuentos  

El curso se propone realizar un breve recorrido por las estructuras narrativas que se desarrollaron desde principio del Siglo XIX hasta la actualidad, centrándose, principalmente, en las figuras de tres cuentistas fundamentales: Edgar Allan Poe, Antón Chejov y Franz Kafka. Se enviará material de lectura a los participantes.  

A cargo del escritor y docente Pablo Colacrai
Fechas: Lunes 5, 12, 19 y 26 de abril, 19.30 horas
Inscripción Gratuita (cupos limitados): AQUÍ

Sin Orillas – Taller de introducción a Saer

Marcelo Costa nació en la ciudad de Santa Fe, pero vive actualmente en Rosario. De amplia trayectoria en la ciudad, hizo radio para hablar de libros, y ahora continúa con esa pasión, abordándolos en talleres.

Por qué un taller sobre Saer

Porque es, para mí, el más grande escritor argentino del siglo xx, después de Borges. La idea de todo canon es caprichosa y en cierto modo, belicosa. Se trata de arte, y ahí no hay tabla de posiciones, como en el fútbol. La idea del taller es desentrañar, junto con los talleristas, esta especie de provocación, a través de un recorrido por toda su obra.

Si alguien no leyó a Saer, con qué otros autores podemos decir que «lo leyó» sin haberlo leído (por estética, por temática, por estilo)

Hay ecos de Borges en sus primeros cuentos, como ocurrió con casi todos los autores de su generación (Saer nació en el ´37). Pero donde más podemos ver sus “precursores” es, para mí, en la obra de Antonio di Benedetto (sobre todo en El silenciero y, naturalmente, en Zama) y en la de J.Carlos Onetti, por poner los dos que primero me vienen a la cabeza. También Faulkner ejerció gran influencia sobre él, Joyce desde luego, sobre todo en narrar un hecho que ocurrió en un tiempo muy acotado, como pasa en el Ulises y en buena parte de la obra de Saer. Y hay una marcada influencia del que fue su maestro reconocido, el único del que se reconoció discípulo, el gran poeta entrerriano Juan L. Ortiz.

¿Cuáles son los ejes por donde abordarás temático? ¿Cronológico?

Los dos. Primero abordaremos la cronología de su obra, pues hay diferencias que se van marcando con el tiempo. Leyéndolo en orden de publicación, da la sensación de que pasa de una temática a otra, aunque luego la retoma. Hay un tríptico de novelas podría decirse que históricas, aunque veremos que no del modo tradicional, y un corpus centrado en la delimitación de una zona, que es la ciudad de Santa Fe, donde ocurre buena parte de su narrativa. Y una obra poética que merece leerse.

Tu espacio no es de escritura sino de lectura: ¿por qué optaste por eso, siendo que lo otro es más masivo?

Primero que nada, porque, al no ser escritor, no me creo en condiciones de llevar adelante un espacio de escritura. Es cierto que, como vos decís, hay más talleres de escritura que de lectura, a pesar de que hay mucha más gente que lee que la que escribe. De todos modos, para escribir primero hay que leer mucho, y un taller de lectura proporciona elementos para aquellos que tienen el berrretín de escribir. Pero la razón verdadera es que me gusta mucho transmitir lo que me gusta, porque pienso que le puede gustar a más gente. Y creo que en el fondo también es aprender, es increíble lo que se aprende enseñando o mostrando algo, como en este caso de los talleres, en los que nos centramos en la obra de un solo escritor.

Saer llegó a considerarse canon POR ser localista o PESE a ser localista (si es que efectivamente lo es, estoy exagerando, pero creo que entendés adonde apunto).

Tengo mis dudas acerca de si Saer forma parte de un canon. Y de ser cierto, es algo relativamente reciente. Saer tiene un recorrido un poco raro tratándose de un escritor argentino: de Santa Fe se va a París sin escalas, o sea, no pasa por Buenos Aires.

Sus primeros libros circularon en un grupo reducido de amigos, y con la excepción de Responso, su segunda novela, ni siquiera se editaron en el país por primera vez. Las primeras ediciones argentinas de los años ochenta fueron las del Centro Editor de América Latina. En 1983, El entenado aparece en Folios, pequeña editorial fundada por un exiliado a su regreso. Antes, la novela Nadie nada nunca había aparecido en México, en 1980, y sólo debe de haber conseguido un centenar de lectores argentinos.Y a su vez, siempre quiso que su obra se defienda sola, fue muy ajeno al trabajo de escritor profesional, a las giras de presentación, la publicidad de las editoriales, etc. En eso siempre mantuvo una coherencia.

Con respecto al localismo, es cierto que su obra ocurre en una región cercana y delimitada, pero sin el regionalismo característico. Habla de lo que le ocurre a un grupo de personajes constante en su obra, a la manera de los viejos teatros de provincia, donde uno hace un papel en una obra y luego aparece en otra. Pero las vicisitudes son universales, solo que en un escenario que puede considerarse local.

¿Cuál fue el aporte de Saer a la literatura?

Juan J. Saer logró aquello que van a buscar quienes concurren a un taller literario y es casi imposible de lograr: una voz propia como no hubo otra en la narrativa, una manera de contar la imposibilidad de la percepción, una poética aplicada al relato (es increíble lo que se logra leyéndolo en voz alta). Y a la vez, no tiene una fama acorde a su exquisitez. Quiero poner mi granito de arena para que se conozca la voz de uno de los más grandes de la literatura argentina.

Puede ser una imagen de 1 persona y texto que dice "Sin orillas Una introducción a la obra de Juan José Saer Martes 9-16-23-30 de marzo, de 19a21 hs, por la plataforma Meet. A cargo de Marcelo Costa (Texto Sentido) Consultas al FB Texto Sentido Rosario, o a marceloarturocosta@gmail.com WApp +5493415816763 Se entrega grabación del encuentro a los participantes."